Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
   

Balder

Detalles

Mitología Nórdica

Dioses de las Runas
Balder

Otro dios mayor del que se sabe poco es Balder; como Heimdall, es dios de la luz. Se dice que es el hijo de Odín y Frija. Es semejante al dios griego Apolo. Debido a su belleza está envuelto en una aureola de dorado resplandor; ningún otro dios le iguala en sabiduría, todo el que lo mira o lo oyen hablar se enamoran de él de inmediato. Solamente Loki es inmune a la bondad de Balder. El estafador odia su esplendor y trama ardides en su contra. Una vez Balder tuvo pesadillas a través de las cuales le llegaron presentimientos acerca de su hado.

Se lo contó a los otros dioses y Frija, loca de amor por él se dirigió a todas las cosas del Cielo y de la Tierra y les hizo hacer un juramento según el cual nunca herirían a Balder. Desde ese momento parece ser que quedó invulnerable. Los otros dioses jugaban a arrojarle sus armas. Ningún proyectil ni ningún golpe le causaba la más mínima lesión.

El astuto Loki interrogó a Frija y descubrió que de todas las cosas del mundo solamente una había escapado al juramento: una ramita de muérdago que crecía al oeste de Valhalla. Loki se hizo en seguida con la ramita y logró engañosamente que un guerrero ciego llamado Hod se la arrojase a Balder. El muérdago le agujereó el corazón. El tan amado dios cayó muerto. Consternados, pero sin rendirse, los dioses enviaron al hijo de Odín, Hermos, al Niflheim para que rogase a Hel que le concediese la vida de Balder. Después de muchas dificultades atravesó las puertas de las sombras y depuso su petición ante Hel; ella era espantosa, pero no una diosa maligna, consintió liberar a Balder a condición de que todas las criaturas plañideras sean intercambiadas por él.

Como todas amaban a Balder parecía algo seguro. Pero Loki, decidido a sellar su venganza, se transformó en una gigantesca llamada Thokk y rechazó derramar lágrimas por el resplandeciente dios. De esta forma Balder quedó condenado a permanecer en el Hades.

Los otros dioses aprendieron la lección del engaño de Loki y lo encadenaron. Loki consiguió liberarse y se unió a los gigantes de escarcha. Los malos presagios se multiplicaron. El Sol fue devorado por un cachorro del lobo Fenrir y el mundo se sumió en la oscuridad y el invierno. Estallaron las guerras. Hermanos luchaban contra hermanos y padres contra hijos. Loki robó la espada de Heimdall y por encantamiento nubló la visión del observador de ojos agudos hasta que el ejército de los gigantes estuvo frente a las puertas de Asgard. Fenrir rompió la cadena forjada por los amantes y se unió a los gigantes. Así comienza la gran batalla de Ragna Rook que ha sido incorrectamente llamada “El Crepúsculo de los Dioses”.

Ragna rook en islandés quiere decir “Destino Fatal”. En el siglo XII los escritores nórdicos cambiaron las palabras por Ragna rook, “El Crepúsculo de los Dioses”.  Ragna rook es una visión profética de la destrucción del universo, semejante en muchos detalles al Apocalipsis del Nuevo Testamento. Muchas cuentas viejas se ajustaron en la batalla final. Thor asesinó a la serpiente Midgard pero respiró tanto veneno del monstruo que murió.

Heimdallasesina a Loki y muere en la batalla. Tiw asesina a Gorm, el perro guardián de los infiernos, pero también él muere en la lucha. Odín es muerto casi en el primer momento de la batalla, atrapado en las fauces de Fenrir. Su hijo Vidar venga a su padre matando al lobo gigante.

La batalla está perdida; las estrellas van a la deriva y caen entre las olas del mar. Surt, el gigante de fuego, envuelve en un infierno al mundo. Todas las criaturas del mundo quedan abrasadas y destruidas. El océano y los ríos se desbordan y cubren las tierras. Parece el fin de todas las cosas.

Pero no está del todo perdida la esperanza. De las cenizas del viejo mundo surgirá otro. Otros dioses no envueltos en la lucha entre Aesir y gigantes sobrevivirán para gobernar el mundo. Los hombres y mujeres que se escondieron en las grietas del tronco de Yggdrasill, y no serán consumidas por las llamas, emergerán para repoblar la Tierra. De los viejos dioses, Balder, el más querido, renacerá y presidirá la gran morada donde primero se sentó Odín.

Además de los dioses y monstruos de la mitología mayor, los teutones creían en una serie de seres sobrenaturales menores. Algunos suponían que los fantasmas permanecían en los lugares de enterramiento y por esta razón los muertos honrados eran enterrados bajo el umbral de las casas para que hicieran de espíritus guardianes. Existía la creencia de que los fantasmas que tenían culpas no podían descansar hasta que no enmendaran sus ofensas.

Se creía que las almas de los vivos tenían una existencia semi-independiente y que abandonaban los cuerpos que las guardaban durante el sueño. Estas almas-seres se llamaban filgjur, que significa seguidores. Eran materiales y podían tomar la forma de hombres o animales, podían viajar e incluso hablar.

Eran claramente una primitiva expresión del concepto de viaje astral, diferente de la concepción moderna en cuanto a su conciencia independiente. Los Filgjur estaban unidos a los cuerpos que los albergaban mediante lazos místicos. Si una de las partes moría, también moría la otra.