Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
   

Hel

Detalles

Mitología Nórdica

Dioses de las Runas
Hel

diosa Hel,

hijod-de-loki.jpg - 15.31 KB

La diosa Hel, tenía una personalidad muy diferente. Esta diosa gobierna Niflheim, el tenebroso mundo de los muertos donde moran extrañas bestias. Se dice que es hija de Loki, y de la giganta Angurboda, la portadora del infortunio, crecida en la tierra de los gigantes. Dota de asilo a la serpiente Nidhogg, que roe la raíz de Yggdrasill.

Ella vino al mundo dentro de una oscura cueva en Jötunheim, junto a la serpiente Iörmungandr y el terrible lobo Fenris, siendo tal trío considerado como los símbolos del dolor, el pecado y la muerte.

A su debido tiempo se dio cuenta Odín de la terrible progenie que Loki estaba cuidando y decidió desterrarles de la faz de la tierra. La serpiente fue por tanto arrojada al mar,
donde sus retorcimientos causaban supuestamente las más terribles tempestades; el lobo. Fenris fue atado con cadenas, gracias al intrépido y valiente Tyr, y Hel, la diosa de la muerte, fue arrojada a las profundidades de Niflheim, donde Odín le concedió el poder sobre los nueve mundos.

Su aspecto es terrorífico; su cabeza cuelga por delante de sus hombros. La mitad de su cara es humana, pero la otra mitad está oscurecida por una negra sombra. En su palacio es anfitriona de grandes fiestas de muertos.