Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
   

Alfabeto Ogham

Detalles

Mundo Mágico de los Druidas
El Alfabeto Ogham

Alfabeto Ogham

Druidas y el alfabeto

Antes de ser adoptado el alfabeto latino, el ogom no era una escritura, sino un sistema de símbolos o glifos utilizado con fines mágicos, adivinatorios o funerarios.
El Ogam era un arte secreto (ogamoracht) que se transmitían los druidas y sobre todo los filid, a la vez los poetas y adivinos, en un tiempo en que no se empleaba la escritura por razones de carácter mágico y sobre todo psicológico.

Usos

Libro de Ballymote

El origen del alfabeto Ogam es atribuido, en “El Libro de Ballymote”, un manuscrito medieval irlandés, a “Ogma, Cara de Sol hijo de Breas” -uno de los dioses goidelicos (irlandeses) más antiguos. De acuerdo a Luciano -en el siglo II E.C.- Ogma era representado como Hercules, con un mazo y capa de piel de león.

Como veremos, hay varias versiones del alfabeto. Uno de esas posee más letras que los otros. Macalister sugiere que esa versión, con las letras extras, es similar a un alfabeto que él considera anterior, con influencia semita en que se escribe de derecha a izquierda, del alfabeto griego. Este alfabeto, conocido como el Fornello-Cerveteri, se encuentra en un par de ejemplos en cerámicas italianas del siglo V a.E.C.

La pregunta crucial es entonces si los alfabetos Ogam son anteriores o no a ese. Macalister piensa que no, pero Graves no está de acuerdo. En su opinión, hay varios factores que sugieren una antigüedad mayor. Primero: el orden de las letras es diferente entre el Ogam y el griego, pero, seguramente, si el ogam fuera derivado del griego, el orden sería el mismo o por lo menos, muy similar. Segundo, las letras extras están acumuladas al final del alfabeto ogam y son representadas con símbolos muy diferentes a los del resto del ogam (ver más abajo). Por último, los sonidos que esas letras parecen representar serían sonidos que aparecieron más tarde en la evolución del celta. Por ejemplo, hay una letra para el sonido P, mientras que el resto del alfabeto Ogam parece ser celta-Q, que es anterior. Así pues, más que nada, esas letras extras dan la impresión de haber sido adiciones desde otro abecedario (¿el griego?) a fin de representar algunos sonidos nuevos y simplemente agregadas a un alfabeto ya existente.

De ser ese el caso, el alfabeto Ogam sería anterior al siglo V a.E.C. Sin embargo, de esa época no se conoce ningún ejemplo escrito.
Esto se puede deber a la manera que el alfabeto se usaba. Julio César -en su Guerras Gálicas- dice que los druidas usaban al alfabeto latino o griego incluso en sus escritos sagrados por “temor que (el de ellos) llegara a vulgarizarse y que la memoria de los sabios (o estudiantes) pudiera decaer”. De acuerdo a Graves, Macalister “demuestra que el Ogam nunca se usó en inscripciones publicas hasta que el druidismo empezó a decaer”

Así pues, parece que mensajes en este lenguaje fueron siempre considerados algo muy reservado. Se ha agregado que los ejemplos que conocemos del Ogam (veinte letras ordenadas en cinco grupos de cuatro letras) sugiere que se usaban a fin de poder comunicarse secretamente incluso en publico, asignando valores representativos a ciertas posiciones o gestos, por ejemplo, de las manos o dedos. En cronicas celtas posteriores (por ejemplo, el Libro de Ballymote o el libro de Taliesin) se hacen referencias a Cos-ogham (ogam de la pierna) y Sron-ogham (ogam de la nariz) que sugieren que tal uso no se restringía a la mano o los dedos.