Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
   

Religión Egipcia - Introducción

Detalles

    Religión Egipcia

Breve Introducción

salahipostila_1.jpg - 31.49 KB

¿Que es Religión?

"Una religión es un sistema de creencias y de prácticas relativas a las cosas sagradas" según Durkheim

La Religión Egipcia es una de las más complejas y fascinantes del mundo antiguo, y es la base en la que se poya toda su civilización, marcada por la impronta del pensamiento religioso que se mantuvo a lo largo de milenios.

La Religión es el fundamento y la base principal de su arte, escritura, literatura, teatro, medicina, política, administración y  derecho.

El arte sagrado determinó el estilo y las artes plásticas hasta finales del Egipto Antiguo. El derecho egipcio estuvo vinculado a la religión a través de la noción religiosa de Maat.  La divinidad del Faraón se mantuvo como doctrina política hasta los lágidas y los romanos.

Aquí abordaremos algunas de las creencias religiosas del pueblo egipcio, a través de sus ideas sobre el Más Allá, su forma de vivir la religión, sus amuletos, templos, símbolos, cultos, sacerdotes y sus dioses. La vida de este pueblo estaba impregnada por un gran sentimiento de lo religioso.

Cosmogonía:  Todas las cosmogonías adjudican la misma perfección al demiurgo y su obra. Los egipcios la emplearon para explicar la creación del mundo y el cosmos.

"Cuando el cielo no había nacido, cuando los hombres no habían nacido cuando los dioses no habían sido alumbrados y que incluso la muerte no había nacido.”

"Al principio de los tiempos primordiales no había nada. Al principio estaba el NUN, las Aguas Primordiales. Ningún sonido, ninguna luz, solo silencio, las tinieblas y el vació. Antes de la creación, el universo se componía únicamente de las aguas cósmicas".

El "Océano Primordial", donde se encuentra el potencial de vida (las aguas caóticas) de donde nacerán los dioses en claro paralelismo con el río Nilo. El agua será, desde la noche de los tiempos, el elemento purificador y dador de vida por excelencia.
La "Colina Primigenia", donde se originó la vida como representante de las pequeñas zonas de tierra que quedaban al descubierto tras la crecida anual, lugares en los que, por la acción del sol y gracias al limo fertilizante que el río había depositado, comenzaba la vida cíclicamente.
El Sol, como entidad poderosa que provoca el nacimiento y desarrollo de los seres vivos.
Los fenómenos naturales, personificados por distintas divinidades

El Panteón Egipcio

Es uno de los más extensos y complejo por su naturaleza debido no sólo a la gran cantidad de dioses sino a las diferentes asociaciones y asimilaciones de estos y a los más de 3000 años que sobrevivió.

El simbolismo de los templos

El templo es la casa de Dios, debía ser indestructible ya que era la residencia de los inmortales. Las primeras construcciones, realizadas como imitación de aquellas destinadas a albergar a los hombres, fueron pronto desechadas y sustituidas por otras realizadas en piedra y materiales más duraderos. El templo egipcio representaba la casa del dios, la "Residencia Divina" por este motivo, derivó en la elección del lugar en donde se erigiría. Su orientación fueron elementos fundamentales antes de comenzar con su construcción. Todos los ritos de preparación para su construcción, incluidos los rituales de fundación eran llevados a cabo con gran esmero y exactitud.

Los más destacados en los primeros tiempos fueron el Templo de la Esfinge, en Guiza, y el Templo solar de Nyuserra en las proximidades de Abusir. A partir del Reino Nuevo sí tenemos una alta representación de templos, como los de Karnak, Abidos o Luxor y los ptolemaicos de Edfú, Dendera y Kon-Ombo.

Rito Diario:

En los templos los sacerdotes oficiaban sus ritos y  el pueblo no podía acceder más que a ciertas dependencias exteriores.

Los sacerdotes llevaban a cabo, ritos diferentes: Las ceremonias preliminares, el despertar y atavío del dios, y la comida. El faraón, o, en la mayoría de los casos, el sacerdote encargado por él, se purificaba y ahuyentaba las malas influencias con fuego e incienso, en las dependencias destinadas a tal efecto, para posteriormente acceder a la capilla en la que se encontraba el dios rompiendo el sello de la puerta. Una vez dentro se postraba ante la imagen divina entonando alabanzas o himnos específicos. Tras esto se limpiaba la estatua con ungüentos y productos preparados en una de las salas, se le vestía y adornaba con los objetos reales y divinos, se le aplicaban los cosméticos oportunos al rostro y por último se le servía la comida, con gran cantidad de alimentos. La comida podía llevarse a cabo hasta 4 veces, según los 4 puntos cardinales, para que el dios pudiese alimentarse en cualquier punto del Universo. Tras retirar las ofrendas se volvía a sellar la puerta hasta el nuevo ritual. Estos se celebraban 3 veces al día, si bien el primero, el del amanecer era el más importante.