Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
   

Syty - Seth - Panteón Egipcio

Detalles

Panteón Egipcio
 Dioses y Divinidades del Antiguo Egipto
 SUTY - SETH
 "Señor del mal y las tinieblas"

Seth - Panteón Egipcio

Seth - Panteón Egipcio

 Representación Jeroglífica:

seth_j_1.gif - 1.43 KB

j_seth2_1.gif - 385 bytes

Nombre egipcio: Suty, Sutej

Nombre griego: Seth 

Representación: Animal tifónico (cuadrúpedo) en su totalidad u hombre con cabeza de animal tifónico. Animal formado con partes de otros, con orejas rectangulares, cola tiesa y hocico ganchudo. No se ha podido determinar con exactitud si la bestia que representó a Seth fue o no un cuadrúpedo, hoy extinguido. 

Entre las muchas representaciones que de él se dan, se destacan lebrel, asno, perro, okapi, jirafa, etc. En otros lugares aparece manifestado en un cerdo macho, un oryx o una serpiente con cabeza de asno. La mitología cuenta que tenía los ojos y el pelo de color rojo, tono identificado tradicionalmente con las arenas del desierto y los daimones.
En Edfú está representado bajo la forma de un peligroso hipopótamo macho. Igualmente lo encontramos con aspecto de cocodrilo, que personifica el animal en el que fue transformado por obra del dios Gueb, después de que Seth asesinara a Osiris.

En Oxirrinco se convierte en el Mormyrus kannume, el pez responsable de haber devorado el falo de Osiris.
Dios que en su origen es más brutal que maligno; los dramas que provoca se deben a su fuerza anormal, a su excesiva energía, más que a su mala intención; luego fue objeto de una interpretación hostil; todos los escritos osiriacos lo consideran como un criminal. Originario de Ombos (Nubt), pudo suplantar a un dios más antiguo, llamado Ash, señor del desierto occidental. Identificado con el desierto y el trueno, gobierna las nubes tormentosas y desencadena las borrascas del viento sur; las connotaciones negativas de Seth se refieren a la sequía, la esterilidad, la violencia, el hambre y el mar; los gusanos salían de la tierra a causa de su aliento.

Recibió el desierto como herencia de Geb pero, envidioso de su hermano, que había recibido la tierra fértil de Egipto, asesinó a Osiris y lo cortó en pedazos; la lucha entre Osiris y Seth era la lucha de la tierra fértil contra el desierto y la lucha del bien con el mal. Venerado por unos, odiado por otros conoció épocas gloriosas y otras en las que su nombre estaba prohibido y sus estatuas eran destruidas. Es el señor del mal y las tinieblas, de la no-luz, de todo aquello que representa el mal, la sequía y como tal es el dios del desierto que por una parte protege a las caravanas que se adentran en sus dominios pero que también provoca las tormentas que hacen que esas mismas caravanas se extravíen. En este doble papel de protector-destructor de las tierras áridas Seth era venerado porque su estado de ánimo dirigía el futuro de todos aquellos que cruzaban sus dominios.
Sin embargo Seth no fue considerado totalmente malo; los faraones ramésidas promovieron su imagen como dios guerrero que protegía la barca de Ra por la noche, ya que este dios le había apoyado en su lucha contra Horus, evitando que Apofis hundiera la barca.
En el Reino Nuevo se le consideró un dios benévolo, patrón de las armas, de la guerra y patrón de la producción de los oasis; Seth fue entonces popular porque, debido a su papel como señor de la confusión, podía sembrar la discordia entre los enemigos de Egipto. Era hijo de Nut y Geb, en la Eneada heliopolitana, y esposo-hermano de Neftis. Según algunas tradiciones es padre de Anubis.
En otros textos aparece como esposo de Neith y padre de Sobek.

 

Fuentes:
Egiptologia.org Rosa Thode
Dicc. de Mitología Egipcia de Elisa Castel