Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
   

Vitamina E cumple un eficaz papel protector

Detalles

Adultos Mayores

Salud y Alimentación

La vitamina E cumple un eficaz papel protector

La vitamina E cumple un eficaz papel protector


En la edad avanzada, el aumento del consumo de vitamina E mediante dieta y suplementos farmacológicos reduce el riesgo de afecciones cardiovasculares y mejora la función inmune.
Boston, EE.UU. - Expertos del Programa de Biología Vascular de la Universidad de Tufts (Boston) llevaron a cabo una revisión acerca de los factores nutricionales vinculados con la prevención de enfermedades degenerativas asociadas con la vejez, en las cuales el daño inducido por los radicales libres cumple un papel importante.

El incremento en la generación de radicales libres, inadecuadamente contrarrestado por un efecto antioxidante, constituye una característica esencial de la senectud y los cambios físicos y fisiológicos asociados. Así, algunos nutrientes que ejercen efectos antioxidantes constituyen una medida adecuada para prevenir el daño oxidativo. Entre éstos se encuentra la vitamina E, que ha demostrado vincularse con una reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares.

La suplementación con vitamina E en individuos con cardiopatías preexistentes fue responsable de modificaciones en la composición lipídica de la placa ateromatosa, que condujeron a una reducción en el proceso de oxidación. Asimismo, provoca modulación de la aterogénesis a través de
una serie de mecanismos como la inhibición de la liberación de citoquinas, de la reactividad plaquetaria, de la proliferación de células musculares lisas y del tono vascular. Cabe destacar los efectos de la vitamina sobre los genes que condicionan la adhesión de moléculas a las células endotellales y a la expresión de integrinas sobre la superficie de los leucocitos.

La declinación de la función inmune en el envejecimiento torna al individuo más susceptible respecto de infecciones, cáncer y otras enfermedades crónicas. Dado que en el aumento de los procesos oxidativos la vitamina E cumple un papel preponderante, el aporte de 200 UI diarias constituye una cantidad óptima del micronutrientes para incrementar la inmunidad en esa población.
La reducción en el 30% en la tasa de infecciones registrada entre los que recibieron suplementos, en relación con los tratados exclusivamente con placebo, pone de manifiesto que el efecto inmunoestimulante de esta medida tiene repercusión clínica significativa en el anciano.

El consumo de alimentos ricos en tocoferol y el uso de suplementos farmacológicos de vitamina E pueden reducir potencialmente el riesgo de enfermedades cardiovasculares y mejorar la inmunidad en etapas avanzadas de la vida [The American Journal of Clinical Nutrition].