Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
   

Xihuitl ó Xiuhpohualli

Detalles

    Astrología - Astronomía Azteca- Mitología

Calendario Azteca Xihuitl ó Xiuhpohualli

Con el calendario solar (o civil) Xihuitl (también llamado Xiuhpohualli) (análogo al Haab maya) se organizaba la vida civil y las fiestas religiosas.

Calendario Azteca Xihuitl ó Xiuhpohualli

El calendario lunar no deja de girar nunca, pero sobre él aparece el calendario solar, con 365 días anuales completos, dividido en 18 meses de 20 días cada uno, más los cinco días de holganza, o "vacíos" que completan el ciclo.

El último día de el último mes de el año, da el nombre tonalpohualli al xihuitl.

Cuatro signos designan los años: Calli (casa), Tochtli (conejo), Acatl (carrizo) y Tecpatl (pedernal), junto con uno de los dígitos del 1 al 13 (representados con puntos). Así, 1-Calli es seguido por 2-Tochtli, etc.

El significado cada 52 años (4 períodos de 13) del nombre del año será el mismo. La combinación de 52 años es llamado calendario redondo o xiuhmolpilli.
Cada día del calendario azteca estaba dedicado a una fiesta, ceremonia o divinidad, todos los días eran iluitl, o festivos, aunque no todos los días tenían la misma importancia en la vida azteca; los últimos cinco días del año no había deidad o festividad que tuviera que celebrarse, eran días nemontemi, de holganza, vacíos, de licencia, sin obligación a celebrar nada, que ya durante todo el año se había celebrado bastante.

Los aztecas dividian el calendario solar en 5 periodos de 73 días, especie de estaciones a los que llamaban cocij:
cocij cogaa, era el tiempo del agua y del viento simbolizado por el cocodrilo;
cocij col lapa, era el tiempo de las cosechas, representado por el maiz;
cocij piye chij, era el tiempo santo o de fiesta, representado por el aguila o el guerrero;
cocij piye cogaa, tiempo de secas e inicio del calendario;
cocij yoocho, tiempo de las enfermedades y las miserias, representadas por el tigre.

La combinación entre el calendario lunar y el calendario solar daba lugar a que cada 52 años coincidieran ambos, de esta manera, 73 años lunares eran igual a 52 años solares, y al llegar a este punto se tenía que volver a empezar de cero.

El Xiuhpohualli inicia el 2 de febrero y los nemontemi son los últimos días de enero y el primero de febrero.

Cada cuatro años, se agrega un día nemontemi, que equivale al año bisiesto, y cada 130 años se suprime un día nemontemi. En esta forma se obtiene una aproximación al año solar trópico más exacta que la que proporciona el calendario gregoriano en uso.

Los días aztecas se agrupan en trecenas que se relacionan uno a uno con 20 signos en forma cíclica, excepto los cinco días y seis horas del mes Nemontemi, que carecen tanto de numeral como de numen.
Los 20 signos:

Signo Significado Signo Significado
1 Cipactli Cocodrilo 11 Ozomahtli Mono
2 Ehecatl Viento 12 Malinalli Hierba Seca
3 Calli Casa 13 Acatl Carrizo
4 Cuetzpalin Lagartija 14 Ocelotl Jaguar
5 Coatl Serpiente 15 Cuauhtli Águila
6 Miquiztli Muerte 16 Cozcacuauhtli Buitre
7 Mazatl Venado 17 Ollin Movimiento
8 Tochtli Conejo 18 Tecpatl Pedernal
9 Atl Agua 19 Quiahuitl Lluvia
10 Itzcuintli Perro 20 Xochitl Flor


Los trece numerales se representan mediante un número correspondiente de puntos, los nombres que se les asignan son:

1~ Ce 2~ Ome 3~ Yei 4~ Nahui
5~ Mahcuilli 6~Chicuacen 7~ Chicome 8~ Chicuei
9~ Chicunahui 10~ Mahtlactli 11~ Mahtlactli-once
12~ Mahtlactli-omome 13~ Mahtlactli-omei

El calendario solar, es tan ritual como el lunar, ya que el calendario solar marca y da nombre al mes con la festividad o ceremonia que se lleva a cabo durante ese período (ver meses solares aztecas).

Supuesto que cada año azteca tiene 365 días y 6 horas, éstos se suceden comenzando a diferente hora del día en un periodo de cuatro años. Así, los años Tochtli comienzan al amanecer o Iquiza Tonatiuh, los años Ácatl al mediodía o Nepantla Tonatiuh, los años Técpatl al anochecer u Onaqui Tonatiuh y, finalmente, los años Calli a la media noche o Yohualnepantla.

El criterio de conciliación de fechas entre los calendarios azteca y gregoriano parte de la fecha Ce Cóatl, Tlaxochimaco, Yei Calli (día uno serpiente, del mes en que se celebra la fiesta de las flores, del año tres casa), o 13 de agosto de 1521 (del calendario juliano), en que los españoles tomaron la ciudad de Tenochtitlan.

 

Tonalámatl ó Tonalpohualli

Detalles
    Astrología - Astronomía Azteca- Mitología

Calendario Azteca Tonalámatl ó Tonalpohualli

Calendario Azteca Tonalámatl ó Tonalpohualli

El tonalpohualli, calendario ritual o lunar, o cuentas del destino es una herramienta astrológica. Divide los días y rituales entre dioses, en la idiosincrasia azteca, lo cual era extremadamente importante.

El tonalpohualli realmente es un sistema en el que todos los seres estamos inscriptos en forma de cuentas para poder conocer nuestros propios caminos en la vida.

La piedra del tiempo, lleva labrada la cuenta de los días y el destino, ordenando su propio universo y rigiendo el cómputo de los ciclos, que ajusta la vida de los hombres y los pueblos a la pulsación cósmica, al compás de las estaciones y otros fenómenos que determinan mutaciones terrestres y cambios energéticos; así el hombre y la mujer verdadera evitan la decadencia en todo tiempo, se mantienen a tono con la constante universal expandiendo su ser individual y social más allá de los simples razonamientos, asistidos por una observación profunda de hechos sencillos pero vitales, esa medida cósmica y ese ajuste humano implica una realización total.

El sistema de tonalpohualli puede ser mejor comprendido imaginando dos ruedas conectadas una con la otra. Una de ellas tiene escritas desde el número uno al trece. La segunda rueda tiene veinte símbolos en ella. En la situación inicial, el número uno combina con el primer símbolo. Este es el primer día del tonalpohualli. Ahora la rueda comienza a moverse, el número dos combina con el segundo símbolo, este es el segundo día.

Después de catorce días, el mes azteca (trecenas en español) de trece días ha pasado, la rueda con los números muestra el número uno nuevamente, la segunda rueda muestra el símbolo catorce. Después de 260 días, las ruedas retornan a la posición inicial. El tonalpohualli comienza su nuevo ciclo.
El día (tonalli) en el tonalpohualli consiste de un número y un símbolo, el signo. Cada signo es dedicado a un dios. Los 20 signos, con sus dioses, y el cuerpo celeste asociado, son los siguientes:

Signo Dios Astro
1 Cipactli (Caimán/Cocodrilo) Tonacatecuhtli Venus
2 Ehecatl (Viento) Quetzalcoatl  Venus
3 Calli (Casa) Tepeyollotl Saturno
4 Cuetzpalin (Lagartija) Huehuecoyotl  Saturno
5 Coatl (Serpiente) Chalchihuitlicue  Saturno
6 Miquiztli (Muerte) Tecciztecatl Luna
7 Mazatl (Venado) Tlaloc Luna
8 Tochtli (Conejo) Mayahuel Luna
8 Atl (Agua) Xiuhtecuhtli  Marte
10 Itzcuintli (Perro) Mictlantecuhtli Marte
11 Ozomahtli (Mono) Xochipili Marte
12 Malinalli (Hierba Seca) Patecatl Júpiter
13 Acatl (Caña - Carrizo) Tezcatlipoca Júpiter
14 Ocelotl (Ocelote - Jaguar) Tlazolteotl Júpiter
15 Cuauhtli (Águila) Xipe Totec Sol
16 Cozcacuauhtli  (Buitre) Itzpapalotl Sol
17 Ollin (Movimiento) Xolotl Sol
18 Tecpatl (Pedernal) Chalchihuihtotolin Mercurio
19 Quiahuitl (Lluvia) Tonatiuh Mercurio
20 Xochitl (Flor) Xochiquetzal Venus

Cada signo era regido por un dios. La naturaleza del día es también influenciada por su número. Cada trecena tiene un dios que rige por todo el período de 13 días. Las veinte trecenas y sus asociaciones con dioses o fuerzas elementales, son sucesivamente:

Signo Dios
1 Cipactli (Caimán/Cocodrilo) Ometeotl
2 Ocelotl (Ocelote - Jaguar) Quetzalcoatl 
3 Mazatl (Venado) Tepeyollotl
4 Xochitl (Flor) Huehuecoyotl 
5 Acatl (Caña - Carrizo) Chalchihuitlicue 
6 Miquiztli (Muerte) Tonatiuh
7 Quiahuitl (Lluvia) Tlaloc
8 Malinalli (Hierba Seca) Mayahuel
9 Coatl (Serpiente) Xiuhtecuhtli 
10 Tecpatl (Pedernal) Mictlantecuhtli
11 Ozomahtli (Mono) Patecatl
12 Cuetzpalin (Lagartija) Izpapalotl
13 Ollin (Movimiento) Tlazolteotl
14 Itzcuintli (Perro) Xipe Totec
15 Calli (Casa) Itzpapalotl
16 Cozcacuauhtli  (Buitre) Xolotl
17 Atl (Agua) Chalchihuihtotolin
18 Ehecatl (Viento) Chantico
19 Cuauhtli (Águila) Xochiquetzal
20 Tochtli (Conejo) Xiuhtecuhtli 


Fuente: http://pueblosoriginarios.com

 

El Pueblo Azteca

Detalles

    Astrología - Astronomía Azteca- Mitología

Los Aztecas

aztecas-imags.jpg - 27.82 KB


Los Aztecas, también llamados “Mexicas”, fueron el ultimo pueblo indígena mesoamericano que pudo desarrollar una rica y compleja cultura, cristalizando muchas tradiciones de pueblos del Antiguo México. Su organizada sociedad desarrollo amplios conocimientos en agricultura, medicina, astronomía, arte, arquitectura, escritura y orfebrería, al mismo tiempo que adopto innumerables creencias religiosas y macabros cultos. Su imperio se desarrollo durante siglos, hasta la llegada de los españoles, que junto a aliados locales, provocaron su caída y extinción.

Los aztecas no solo dominaron el centro de México, sino que con el tiempo construyeron un imperio que alcanzó un área superior a los 200.000 km2 , con una población de 6 millones de habitantes, divididos en provincias que estaban unidas por rutas que facilitaban la circulación y el comercio. Este gran imperio se construyo en base a guerras, algunas religiosas como las “guerras floridas” y otras por razones simplemente económicas.

Sus creencias y Dioses

Los Mexicas poseían muchas creencias, un crisol de ellas, que tenían su herencia en los pueblos del antiguo México. Los ritos, sacrificios o fiestas son en muchos casos las mismas que tenían otros pueblos indígenas como los olmecas, o los mayas.

Veneraban a una gran variedad de dioses, los mas importantes son:

  • Huitzilopochtli, dios de la guerra y casualmente concebido por una virgen (Coatlicue)
  •  Huehueteoti, dios de fuego.
  • Tezcatlipoca dios del Sol
  • Coyolxahuqui, diosa de la luna
  • Tláloc, dios de la lluvia.
  • Quetzalcoatl , dios del viento, proviene de la cultura Tolteca.

Los Mexicas creían en que las fuerzas del bien estaban en una constante y eterna lucha contra las fuerzas del mal. Como las fuerzas del bien se debilitaban la única manera de repararlas era mediante un sacrificio humano, macabra tradición heredada de los Toltecas.
La muerte por sacrificio era considerada un honor en la cultura azteca. Cuando tenían sequías o enfermedades sacrificaban a mas personas para “poner contentos” a los dioses, que al parecer bebían la sangre de los sacrificados y de esta forma eran "felices". Esta inaudita creencia dio origen a la llamada “guerras floridas” , que tenían como objetivo capturar la mayor cantidad de prisioneros posible para poder sacrificarlos.

 

Los Calendarios Aztecas

Detalles

    Astrología - Astronomía Azteca- Mitología

 

 Los Calendarios Aztecas

Los aztecas concebían al tiempo en relación con el espacio, las deidades, el paso de los astros y las estrellas, los estados de la materia, los colores, y los demás símbolos de su cosmogonía.

 

La concepción de los Aztecas era que el tiempo es medida que vincula las distintas partes del cosmos, resultando en elemento de unión a la vez que en Ley. El razonamiento era que si los más diversos fenómenos y manifestaciones se daban en el tiempo y este constituye parte de la vida, asimismo debía expresarse en el hombre. Es decir que las pautas que establecen las estrellas y los astros en el cielo son equivalentes a las de la tierra y los seres humanos.

De este mundo de analogías que conforman el cosmos, el tiempo y la vida tratan este tipo de calendarios, por lo que además de ser útiles en cuanto a la medición e identificación del tiempo, lo son para la comprensión de las cualidades, motivaciones, impulsos y características del mismo y es desde este aspecto desde el que se toma a estos calendarios en su valor astrológico.

 Clic

 

Astronomía Azteca

Detalles

    Astrología - Astronomía Azteca- Mitología

La Astronomía Azteca

astronomia-azteca.jpg - 4.49 KB


La civilización Azteca surge después de la caída de la Tolteca, a partir del siglo X dC. Su máximo esplendor lo obtuvo entre los siglos XIV al XVI.
La representación del cielo (masculino) y Tierra (femenino) estaban determinados por Ometecuhtli y Omecíhuatl, respectivamente.

Eras aztecas

Las eras en la cosmología azteca están definidas por soles, cuyo final estaba signado por descomunales cataclismos.
El primer Sol, Nahui-Oceloti (Jaguar) era un mundo poblado por gigantes que tuvo una duración de 156 años (tres veces 52 años). Fue destruido por jaguares.
El segundo Sol, Nahui-Ehécati (Viento) duró 364 años (7 veces 52 años) y fue destruido por un huracán.
El tercer Sol, Nahuiquiahuitl, duró 312 años (6 veces 52 años) y fue destruida por una lluvia de fuego.
El cuarto Sol, Nahui-Ati (agua) duró 156 años (3 veces 52 años) y fue destruida por un diluvio.
El Sol actual, Nahui-Ollin (movimiento) está destinado a desaparecer por movimientos telúricos.

El calendario azteca

El calendario azteca o piedra del Sol es el monolito más antiguo que se conserva de la cultura prehispánica. Se estima su fecha de construcción en el año 1479.
La Piedra del Sol, como se le conoce, es un monolito circular con cuatro círculos concéntricos. En el centro se distingue el rostro de Tonatiuh (Dios Sol) tocado con adornos de Jade y sosteniendo un cuchillo en la boca. Los cuatro soles o eras anteriores, se encuentran representados por figuras de forma cuadrada que flanquean al quinto sol, en el centro.
El círculo más exterior está constituido por 20 áreas que representan los días de cada uno de los 18 meses que constaba el calendario azteca.
Para completar los 365 días del año solar, los aztecas incorporaban 5 días aciagos o nemontemi.

Su Concepción

Para los aztecas, la simple sucesión del día y la noche se encontraba enmarcada en constantes pugnas entre los astros principales. La circunstancia de que a plena luz del día fuese muy difícil observar a la Luna e imposible a las estrellas, era representado con el mito que el sol naciente (Huitzilopochtli) mataba a la Luna (Coyolxauhqui) y a las estrellas.
Para los aztecas, la astronomía era tan importante, que construyeron observatorios que les permitió realizar cálculos muy precisos, y midieron con exactitud las revoluciones sinódicas del Sol, la Luna y los planetas Venus y Marte.
Al igual que casi todos los pueblos antiguos, los aztecas agruparon las estrellas brillantes en asociaciones aparentes (constelaciones).
Los cometas fueron denominados por ellos “las estrellas que humean”.
Los aztecas no solo desarrollaron la astronomía y los calendarios, sino que estudiaron y desarrollaron la meteorología, como una consecuencia lógica de la aplicación de sus conocimientos para facilitar sus labores agrícolas.